Mis últimos días en la Habana… ¡Pero seguimos en Varadero!

¡Amigos he vuelto! Mi celular había presentado unos inconvenientes y por eso no había podido escribir en estos últimos días, pero lo importante es que ya volví y quiero contarles cómo fueron mis últimos días en la Habana, ya me encuentro en Varadero, un lugar mágico y delicioso para descansar.

Antes de llegar a Varadero estuve recorriendo Pinar del Río, lugar donde se encuentran los habanos más finos de todo el mundo, allí mismo se encontraba ubicada la fábrica de bebidas Casa Garay, donde se realiza el ron Guayabita del Pinar, una bebida exquisita, pero debo reconocer que al probarlo yo esperaba un sabor más fuerte, pues degustándolo un poco, su saber se me asemejó como al vino.

En este recorrido, el guía del lugar nos iba contando curiosidades sobre la producción de esta bebida, nos contó, que su fruto (la guayaba), se debe cultivar solamente en las montañas de Pinar del Río, pues cuenta el mito que si no las cultivas allí, estás no te darán fruto.

Después de recorrer esta fábrica y conocer como es el proceso de la Guayabita, nos fuimos para el Valle de Viñales, lugar declarado paisaje Cultural Protegido por la Unesco, allí no me quedé mucho rato porque ya era un poco tarde y debía ir al hotel a organizarme, pues había quedado con unos amigos del hotel, en ir a disfrutar en la noche del show Tropicana, un espectáculo recomendado por muchos cubanos.

Llegar al show Tropicana, fue una excelente experiencia, la música alta, bailarines y mucha gente disfrutando del ambiente es lo primero que vez al llegar a este lugar. Mientras nos acomodábamos en una de las mesas, el mesero nos preguntó ¿Son extranjeros?, al darle nuestra respuesta positiva, el mesero nos dijo que nosotros debíamos saber algo, un pocos asustados por lo que él nos podría decir, le dijimos que adelante, que estábamos escuchando. Lo mejor de todo fue que con una sonrisa nos dijo que no nos asustáramos que no era nada grave. Sólo nos quería contar un poco de historia del lugar.

Este show fue fundado en el año 1939, desde ese entonces ha tenido mucha acogida, no solo por los cubanos, sino también por todos los turistas, que ven en este lugar la cultura cubana reflejada.

Después de platicar un rato, comenzó el show, un espectáculo gigante con excelentes bailarines y cantantes. Allí escuchamos desde el bolero hasta la salsa y ritmos afrocubanos.

Una noche deliciosa, calurosa, con excelente música, excelente compañía y en un excelente lugar como lo es la Habana.

 

 

Esta entrada fue publicada en Experiencias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>