De viaje por montañita

Esta vez mi viaje fue al vecino país, Ecuador. Teníamos tantas ganas de aventuriar, que cuando fuimos a comprar los tiquetes, a un amigo se le ocurrió que nos fuéramos en bus, y así fue. Fueron casi 180 kilómetros por la “Ruta del Sol”, una carretera formidable con todas las especificaciones, que ofrece un paisaje hermoso y variado. Envidiable fue el costo de los peajes y el costo de la gasolina.

Un poco antes de llegar a Santa Helena giras a la derecha, también puedes hacerlo al llegar a Ballenita, en ambos casos vas a poder conocer los avances en la infraestructura vial del Ecuador, porque aun entrándose en una carretera secundaria, también esta tiene todas las especificaciones y el viaje sigue siendo placentero.

Pasamos por San Pablo, por Ayangue, por Manglar Alto, pequeñas poblaciones costeras parecidas a las nuestras, y llegas por fin a Montañitas.

Luego de un largo y excelente viaje por carretera llegamos a la hermosa Montañita, su nombre como dirían las abuelas, cae como anillo al dedo, pues se encuentra en una bella ensenada rodeada de pequeñas montañas.

Hoy es un centro turístico con una oferta hotelera competitiva. Sus calles han sido pavimentadas y sus restaurantes y artesanías tienen otra cara, más avanzada, más adecuada al turismo internacional, aunque conserva el uso de los materiales rústicos propios de la zona: madera y paja.

¿Saben qué me llamó mucho la atención? Ver como todas las personas de montañita se transportaban en bicicleta, y es que este medio de transporte es el principal de este destino. Son muchas, pero no estorban. Hacen parte del paisaje.

Otra sorpresa agradable fue la música. Contrario a lo que podría pensarse por lo que significa el talante ecuatoriano y su cultura, en Montañita resuena en sus parlantes costeros la música tropical, el reggae truena en las esquinas, y los ritmos hippies se hacen sentir. Es un reflejo razonable de esa condición cosmopolita que genera el flujo de visitantes.

Montañitas es otro mundo. La oferta gastronómica es rica y variada. Hay de todo: desde la pizza rápida o la hamburguesa hasta el plato costero sofisticado e incluso comida gourmet internacional.

Este hermoso lugar se divide en cuatro secciones principales, la playa, la punta, barrio tigrillo y el centro de Montañita.

Pero sin lugar a duda la atracción principal de Montañita son sus playas magníficas y blancas, sus olas desconcertantes, sus cielos soberbios, siguen siendo los de siempre, enriquecidos ya por las figuras despampanantes de turistas rusas o danesas que caminan como gacelas acompañadas de sus parejas musculosas y tatuadas hasta el infinito; o las cometas humanas arrastradas por botes rápidos que dan toques multicolores al paisaje.

Abril y noviembre son los meses preferidos por los turistas. Se hacen eventos de surf de carácter internacional y la rumba vibra por todas partes.

Montañitas es otro mundo. La oferta gastronómica es rica y variada. Hay de todo: desde la pizza rápida o la hamburguesa hasta el plato costero sofisticado e incluso comida gourmet internacional.

 

Esta entrada fue publicada en Experiencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De viaje por montañita

  1. hola
    nos interesa toda la informacion que nos puedas suministrar sobre la RUTA DEL SOL O DEL SPONDYLUS. pensamos hacerla desde cali , colombia a finales de año

    saludos
    luis alberto
    luis.alberto.garcia.l

    • Es un destino fantástico, es un lugar donde puedes disfrutar de rumba, playa y diversión al mismo tiempo. Su mejor época para viajar es de Noviembre a Abril, por lo que se realizan los torneos de surf, eso no quiere decir que si viajas en otros meses no pasarás bueno. Visita Montañita, es un hermoso lugar, no te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>