La Isla de los Micos, mi tercer día en Leticia.

Mi tercer día en Leticia, quizás fue uno de los días más esperados, pues como se los había comentado en mis post pasados, tenía muchas ganas de conocer la Isla de los micos.

Como siempre, muy puntuales llegamos a nuestro sitio de encuentro, allí nos esperaba nuestro guía, es recomendable que todo lugar que visitemos en Leticia sea acompañado por personas que conozcan la región, así evitaremos perdernos en el camino. Y la verdad es que no quisiera perderme entre tanto árbol.

La isla de los micos, está ubicada a 35 kilómetros río arriba de Leticia, para llegar allí debemos tomar el medio de transporte más popular de la región que es la lancha.

Cuando llegamos a la Isla, lo primero que hice fue asegurarme de llevar los bananos para alimentar a los micos, pues es el único alimento que se les debe dar según el guía. Ya con los bananos en mi bolsa y ansioso por comenzar a ver los micos, comenzamos a caminar.

Mientras íbamos sumergiéndonos cada vez más entre los árboles, el guía nos fue contando un poco de historia acerca de la isla, nos contó que fue creada a mediado de los 60 por un Griego Americano.

Cinco mil micos y cuatro especies diferentes de micos, hacen de la isla uno de lugares más llamativos de Leticia.

Seguíamos caminando y yo mirando hacía los árboles esperando a que los micos se comenzaran a asomar, al escuchar nuestro ruido, vi unos cuantos pero la verdad no vi esa cantidad que quería ver…¡Por el momento!

 

 

Estaba concentrado viendo el lugar, cuando de repente comencé a escuchar al guía silbar, le pregunté qué sucedía y me dijo que esa era la forma de llamar a los micos, que me preparara porque serían miles los que llegarían.

Y así fue, de un momento a otro, comencé a ver como se movían los árboles y como los micos empezaban a gritar, me sentía como en una película. Al instante sentí que algo había sobre mi pierna, al bajar la mirada vi ¡un mico de patas amarillas! Casi muero de la emoción, de inmediato el animal subió a mis brazos y comenzó a comerse el banano, cuando menos pensé estaba con aproximadamente 8 micos encima de mí, todos los bananos se los comieron tan rápido que estaba preocupado por mi celular, no quería que me lo dañaran, pues como ustedes saben es mi herramienta número uno a la hora de viajar.

 

 

 

 

 

 

 

A las 4:30 de la tarde terminamos nuestro recorrido, de inmediato nos fuimos para el hotel a descansar, la verdad es que terminamos exhaustos, y que mejor forma de  terminar el día comiendo. Nos comimos un plato de Pirarucú. Pescado en hoja de plátano, un plato característico de Leticia.

Así culminó mi experiencia por la isla de los micos, cada día más enamorado de Leticia, de su clima, paisaje, gente, cultura, ambiente….En fin, ¡hermoso lugar!

Esta entrada fue publicada en Experiencias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>